Erosión y desertificación – dos grandes problemas ambientales


¿Qué se puede hacer contra la erosión del suelo que avanza tan rápidamente? – Parte 1

Sin lugar a dudas, quizás por el efecto de las noticias –y de nuestro mismo trabajo- el cambio de uso del suelo, y con ella la deforestación, son vistos como uno de los principales problemas ambientales de Bolivia.  Sin embargo, si consideramos la extensión, el tiempo que el impacto ha existido y la capacidad de regeneración o recuperación, la erosión y desertificación son el principal problema ambiental de nuestro país.  De acuerdo al primer mapa preliminar de erosión de la región árida, semirárida y subhúmeda seca de Bolivia de 1996 el 41% de esta superficie – no del país como se hace referencia en la nota de La Prensa (http://www.laprensa.com.bo/noticias/30-9-2010/noticias/30-09-2010_4736.php)- está afectada por procesos erosivos y de desertificación.  El 45% de esta erosión se debe a causas hídricas, y el 35% por efectos eólicos.  La región tropical húmeda del país (gran parte de la Amazonía) no está incluida dentro de esta evaluación, por lo que, la superficie del país afectada por procesos de erosión y desertificación es significativamente más alta que la superficie de cobertura boscosa que hemos perdido.  Por supuesto, como es evidente en el capítulo del libro, ambos procesos están también relacionados: la pérdida de la cobertura vegetal, es por supuesto, el precursor de la erosión en muchos casos.

La situación es realmente crítica, recordando que la evaluación fue realizada en el año 1996, y que poco o nada se ha hecho a la fecha por evitar los procesos erosivos y de desertificación.  El departamento de Cochabamba presenta una erosión fuerte a muy grave en el 96% de la superficie afectada, así es: casi toda el área erosionada en Cochabamba, en el año 1996, estaba fuerte a muy gravemente afectada.  El departamento de Chuquisaca presenta valores cercanos (71%), y los demás departamentos valores variables de superficie afectada con erosión fuerte a muy grave (el Chacho cruceño: 38%).

Los impactos socioambientales son múltiples, están relacionados a la producción y rendimiento de los cultivos, y por tanto, a la migración a ciudades y otras regiones por la pérdida de productividad; desde el punto de vista ambiental, la disgregación, transporte y deposición de partículas de suelo conduce a la disminución de la fertilidad de suelos.

Por supuesto, el problema no es reciente, razón por la cual en el libro de Ellenberg, la pregunta ¿qué se puede hacer contra la erosión del suelo que avanza tan rápidamente? (Preg2_Erosion) Es tratada ampliamente, abordando las causas, pero sobretodo incluye una serie de recomendaciones, que siempre oímos, pero en pocos casos son puestas a prueba en una escala que significativamente tenga un impacto para reducir los procesos erosivos y de desertificación, quizás los principales problemas ambientales de Bolivia.

4 comentarios en “Erosión y desertificación – dos grandes problemas ambientales

  1. yandery dijo:

    Pienso que primero que nada hay que trabajar en educación y concienciación. Lastimosamente la gente no ve el suelo como un recurso que se agota y la educación es clave para un buen uso del suelo. Al mismo tiempo se debe iniciar un programa de recuperación de los suelos, pero debería partir de las esferas del gobierno, ya que todos sabemos que si no es una política gubernamental, poco o nada podemos hacer… Entonces, tal vez se debería empezar con una campaña de educación y sensibilización a esos niveles?

    • HGomez dijo:

      Toda estrategia debe ser integral, si bien el componente de formación de capacidades es fundamental este debe estar acompañado de los incentivos apropiados para que los productores adopten las prácticas necesarias. Lamentablemente, la sola conciencia de la limitación que el suelo puede tener por un mal uso no es suficiente.
      Pese a que en Bolivia contamos con la Ley 3525 (Ley de Producción Ecológica), la cual debería ser la base para una producción agropecuaria más responsable, poco o nada se hace a nivel gubernamental (no solo el nacional ,sino los demás) para incentivar este tipo de producción y para incentivar su consumo.
      Nuestra responsabilidad como conservacionistas es la de promover, a toda costa, que toda actividad agropecuaria que fomentamos, apoyamos o promovemos cumpla con requerimientos de producción ecológica, que parta del principio básico de mantenimiento del sustento de la producción: el suelo y el agua.
      Gracias por tu comentario

    • Fabiana dijo:

      Coincido con Yandery, conozco una experiencia de formación de capacidades ligadas a la acción, en Tapacarí el Centro de Estudios Ambientales Dorothy Baker, ha realizado un trabajo increíble. Por mas de 15 años a capacitado a la gente de Tapacarí, han logrado recuperar acuíferos haciendo terraceo de formación lenta para frenar la erosión. El proceso fue lento, hubo un verdadero acompañamiento, junto con incentivos que les permitieron invertir tiempo en la recuperación de los acuíferos y formación de terrazas.

      Creo que el tema es qué podemos hacer estructural mente para que una experiencia pueda ser replicada… o para que cada organización, persona o municipio pueda hacer algo para frenar la erosión de su entorno inmediato y fomentar la producción ecológica.

      Como conservacionistas solos no podremos hacer mucho, tenemos que lograr incidir a nivel municipal, de gobernación… finalmente se trata de la base misma de la seguridad de los medios de vida de las poblaciones humanas y obviamente de la base de vida de nuestros otros hermanos -seres vivos-

  2. daniel dijo:

    Hasta 1994 no existía un consenso en la definición de desertificación. Ese año la Convención de las Naciones Unidas para Combatir la Deserificación y la Sequia propuso una definición que, al parecer, es la de mayor aceptación actual. Textualmente:… desertificación se entiende la degradación de las tierras de
    zonas áridas, semiáridas y subhúmedas secas resultante de diversos factores, tales como las variaciones climáticas y las actividades
    humanas… Desde ese punto, incorporar a la región tropical húmeda del país en el alcance del mapa preliminar de erosión podria ser en cierta forma contradictorio.

    Lo interesante de la definición de la convención de las Naciones Unidas es que reconoce que la deserficación puede producirse por la acción directa del hombre o ser consecuencia de un tema climático. Si esta es producida por actividades humanas (especialmente el sobrepastoreo y ramoneo, como bien lo menciona Ellenberg), entonces la “extirpación” del ganado permitiría, en teoría, una recuperación de la vegetación. Si en cambio el clima es la causa principal, se necesitan acciones de orden más “adaptativo”. Esto significa, por ejemplo, manejar diferentes densidades de ganado en función del año: más en años buenos (más lluviosos). La rotación en el manejo del ganado en estas áreas es también vista como ambientalmente correcta (como también lo sugiere Ellenberg). Lo que parece ir quedando claro es que una de las peores estrategias es la de sobrepastorear un territorio despues de una sequía o años secos prolongados, lo que, por lo general, tiende a producir un cambio irreversible de la vegetación.

    Es la primera vez que leo un documento del Prof. Ellenberg sobre este tema. Todo un visionario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s