Sistemas de riego


Pregunta 4: ¿Dónde y con qué fin deberían ampliarse o construirse nuevos sistemas de riego en Bolivia y con qué prioridades?

La reciente y creciente crisis alimentaria demanda que usemos los terrenos agropecuarios de manera más intensiva y óptima, adicionalmente a la calidad del suelo, el otro factor limitante es la disponibilidad de agua.  Un adecuado abastecimiento de alimentos pasa por una serie de factores que necesariamente tienen que tomar en cuenta la necesidad de contar con sistemas de riego, ya que como Ellenberg menciona en la cuarta pregunta del libro (Preg4_SistemasDeRiego), “como meta futura de largo plazo, sería ideal, en lo posible, mucha agua para los cultivos y campos de pastoreo permanente.  Esto aportaría considerablemente a mejorar las fuentes de alimentación, debido a que en gran parte de Bolivia, durante 6 o más meses, el clima es demasiado seco para una producción óptima de plantas”.

“Los sistemas de riego se justifican sobretodo en suelos profundos y poco inclinados, en los valles cálidos de los Andes y en suelos similares a las zonas bajas del Este que son secas en el invierno.  En el Altiplano los sistemas de riego deberían servir para producir pastos permanentes, así como para la germinación de cultivos como papa, cebolla, haba, tarwi”.

“El máximo rendimientos obtenible por la instalación de sistemas de riego se debe esperar en aquellos lugares donde el suelo es poco profundo y fértil, pero que periódicamente carece de suficiente agua y donde las temperaturas permitan un cultivo intensivo de plantas”.

Sin duda, el tema del riego es UN tema.  En este momento, cuando el Gobierno Nacional está en proceso de apoyar una serie de proyectos de riego (http://www.fmbolivia.tv/2011/03/evo-morales-dara-us-26-millones-para-proyectos-de-riego-en-la-paz/; http://www.fmbolivia.com.bo/noticia25921-garantizan-us-30-millones-para-proyectos-de-riego-en-cochabamba.html) y cuando cuenta con un Servicio Nacional de Riego (http://www.senari.gob.bo) resulta saludable e importante pensar en que una adecuada planificación de los sistemas de riego es necesaria, así como  …

A manera informativa, el documento de proyecto del Servicio Nacional de Riego (http://idbdocs.iadb.org/wsdocs/getdocument.aspx?docnum=1386686) reporta que:

–          El Programa Nacional de Riego (PRONAR), financiado  por el BID y la GTZ entre los años 1996 a 2005, apoyó la implementación de 158 proyectos de riego con la incorporación de infraestructura hidráulica, provocando cambios que mejoraron fundamentalmente la producción y la productividad, así como la gestión social de los regantes.

–          En el año 2003 se realizó un estudio de evaluación de 27 proyectos y sistemas de riego mejorados en Bolivia (20 de ellos ejecutados con fondos BID-PRONAR y 7 con fondos de otras fuentes de financiamiento); con el objetivo de conocer los efectos de las inversiones en la producción, infraestructura, tecnología productiva, de gestión y ambiental. Dicha evaluación concluye que las inversiones ejecutadas generan beneficios económicos sostenibles para los usuarios ya que incrementan sus ingresos y nivel de ocupación.

–          Gobierno de Bolivia, actualmente pretende implementar el Plan Nacional de Desarrollo del Riego cuyas metas para el periodo 2007-2011 son incrementar  40.000 ha bajo riego con sistemas autogestionarios y sostenibles que beneficiarán a 30.000 familias de agricultores. El Plan ha sido desarrollado para el periodo 2007 – 2030 para incrementar el área regada en 275.000 ha.  (En 1999 contábamos con algo más de 128.000 ha bajo riego, según un estudio de la FAO).

Este plan está acompañado de los incentivos legales pertinentes a través la Ley 2878 de Promoción y Apoyo a la Producción Agropecuaria y Forestal, más conocida como Ley de Riego, y sus tres Decretos Supremos Reglamentarios, junto a la Política y el Plan Nacional de Riego. Es importante emprender un proceso de apoyo al proceso de aplicación de las mencionadas normas, enfatizando la institucionalización de los órganos competentes de planificación, promoción del riego y otorgación de derechos de agua para actividades de riego particularmente para pequeños productores campesinos-indígenas agropecuarios y forestales.

El adecuado uso del agua y los efectos previstos del cambio climático deben formar parte adicional de los planes para riego, así como una apropiada protección y manejo de las fuentes de donde el agua proviene.

Una vez más, el libro ya identificaba como urgente la necesidad de contar con sistemas de riego apropiados, tal parece que 30 años más tarde, por fin nos hemos “puesto las pilas”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s