Impulsores de la deforestación


A continuación la traducción de una nota publicada en Mongabay.com

http://news.mongabay.com/2012/0904-bolivia-deforestation-drivers.html

La nota es interesante pues analizar los factores que provocan la deforestación, y uno de los factores clave tiene que ver con el cumplimiento de las leyes, ahora más que nunca en el marco de la Ley 337, que al legalizar los desmonte producidos hacen que varias de las hipótesis aquí planteadas tengan que ser repensadas.

A continuación el artículo

Bolivia debería dar prioridad a la aplicación de la legislación ambiental y la desaceleración de la expansión a gran escala provocada por la cría de ganado para reducir la deforestación amazónica, sostiene un estudio publicado el mes pasado por investigadores de Alemania y el Centro para la Investigación Forestal Internacional (CIFOR).

Robert Müller, de la Universidad de Goettingen y sus colegas analizaron las tendencias en el cambio de uso de la tierra en Bolivia entre 1992 y 2004. Ellos encontraron que la agricultura industrial es el mayor impulsor de la deforestación en Bolivia, que asciende al 54% de la deforestación. La ganadería, a 27%, y la agricultura a pequeña escala, con un 19%.

Impulsores de la deforestación en BoliviaPero, controlar la agricultura es un objetivo difícil para los programas que tienen como objetivo reducir las emisiones derivadas de la deforestación y la degradación, ya que genera más de medio millón de puestos de trabajo (150.000 de la agricultura comercial y 400.000 de la agricultura de pequeños propietarios) y representa más del 12 por ciento de exportaciones. En cambio, los científicos dicen que la reducción de la conversión de bosques para la producción de ganado de baja productividad sería un mejor uso de los recursos para la conservación.

“La ganadería debe ser abordada de forma prioritaria ya que su expansión amenaza los bosques en muchos lugares diferentes y mejoras podrían lograrse a un costo relativamente bajo”, escriben.

Müeller y sus colegas argumentan que una mejor aplicación de la legislación vigente sobre uso de la tierra – en concreto un la ley forestal de 1996, permitiría reducir la deforestación para la cría de ganado. Actualmente la ley está mal aplicada (80 por ciento de las fincas entre 2002 y 2006 no se ajustaban) y las tasas de deforestación – cuando se cobran – son de sólo $ 15 por hectárea.

Tomando nota de que 11 personas son actualmente responsables de la supervisión de las actividades forestales a través de 6 millones de hectáreas en Pando, un punto importante deforestación, los autores sugieren aumentar los niveles de personal de la agencia encargada de hacer cumplir la regulación del uso de la tierra (la Autoridad de Fiscalización y Control Social de Bosques y Tierras o ABT) podría pagar dividendos inmediatos.  Un programa de racionalización de titulación de tierras en Bolivia podría también ayudar a reducir la práctica de la tala de bosques.

En general Müeller y sus colegas concluyen que “existe un gran potencial para la reducción de la deforestación en las tierras bajas de Bolivia, sin causar impactos negativos significativos sobre el bienestar económico del país”.

“El trabajo con la ganadería ofrece las mejores oportunidades para la reducción de la deforestación eficaz y eficiente.   En particular, la aplicación de la legislación existente podría evitar grandes desmontes ilegales causados por un número relativamente pequeño de los ganaderos”.

FIN DE LA TRADUCCIÓN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s