Cuestión de tierras


Columna verde publicada en La Razón, publicada el 18 de noviembre de 2014

http://www.la-razon.com/opinion/columnistas/Problema-tierras_0_2164583528.html

La problemática de los bosques en nuestro país es un problema de tierras. En Bolivia todavía prevalece una visión agrarista, donde los bosques son vistos con un bajo potencial productivo o, peor aún, con ningún potencial. La tan anunciada ampliación de la frontera agrícola parece tener una agenda contraria a la política de bosques, en tanto no se una al debate la necesidad de identificar claramente dónde se puede realizar qué tipo de actividad productiva.

Tenemos varios plus, pero, por su escala y el tiempo cuando fueron realizados, no permitirá una adecuada planificación. Sobre esto además está el tema del rendimiento de los cultivos, que están entre los más bajos de la región, y una extensa superficie de áreas degradadas o subutilizadas. Lo anterior tiene que ver con el dónde, y ese dónde en los últimos tres años se ha transformando en cerca de 607.000 hectáreas de bosque perdidas en el departamento de Santa Cruz, parte de esa pérdida en áreas cuya vocación productiva no es la producción agropecuaria.

Además del dónde está el cómo. Cada zona tiene un potencial de producción, y una área con vocación forestal tendrá una limitada capacidad de producción agropecuaria, si no se invierte en tecnología y prácticas de manejo de suelo apropiadas. Todo esto se refleja en el rendimiento. Lamentablemente, el rendimiento de los cultivos en nuestro país, aunque varía de zona en zona, en promedio es uno de los más bajos de la región. ¿Es la aplicación de paquetes tecnológicos la solución? Estos paquetes incluyen una serie de prácticas y variedades que no todos los productores, ni todos los consumidores, están dispuestos a usar.

Finalmente está el quiénes, los usuarios de la tierra, sea ésta con cobertura forestal o agropecuaria. La relación entre el dónde y el cómo está íntimamente ligada a quiénes hacen uso de la tierra y los fines para lo cual la destinan. En este sentido, la ampliación de la frontera agropecuaria más allá de favorecer a unos cuantos será un asunto de inclusión social productiva, por tanto debería contar con mecanismos que permitan el acceso al ciclo productivo de todos los interesados en condiciones diferenciadas, incluyendo a aquellos que decidan mantener el potencial forestal de sus áreas, evitando en este sentido su deforestación.

La cuestión “agraria”, con todas sus aristas, que además de la tenencia —tema central— tiene que ver con el mantenimiento de potencial productivo de la tierra, la producción de alimentos, agua y otros, seguirá chocando con la cuestión forestal en tanto no veamos a esos paisajes como un todo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s